La vida es como un piano, las teclas blancas son la felicidad y las negras son la tristeza. A medida que trascurre la vida, recuerda que las teclas negras también hacen música.

(Fuente: aquaxd, vía cortando-tomates-con-escalera)